La Lonchera de Scannone

0
1869

A sus 90 años, Don Armando Scannone es vigoroso en su vital cruzada: la de recordarle a este gentilicio la riqueza que tiene en sus sabores propios y su recetario tradicional. El mismo que se ha perdido en el camino y él se ha empeñado en documentar con rigor en más de 18 recetarios.

A esa inquietud, se ha sumado una más reciente: “Los venezolanos están comiendo muy mal y los niños peor. Desde que las familias venezolanas dejaron de usar la comida tradicional, el repertorio básico de platos bajó notablemente. Se perdió la variedad y el equilibrio”. Y la solución aguarda precisamente en nuestros sabores compartidos: “La comida venezolana, cuando es variada, es nutricionalmente perfecta”.

Por ello, Don Armando se dedicó un año a un recetario que se agradece: uno ideado con 18 menús con sabor venezoanos, pensado para las loncheras de los niños, que contemla desayuno, meriendas y almuerzos.

Mi lonchera, con una portada alegre y color mandarina, no solo se celebra por ello. Además cuenta cómo adaptar esos menús en cantidades aptas para los adultos, cuenta sus calorías y ofrece los detalles nutricionales gracias al apoyo de expertos que los audaron en esa tarea, aunque él la logra por sabiduría acumulada. “En casa de mis padres siempre se comió venezolano, pero gracias a mis padres, se seguía un estilo mediterráneo con abundancia de verduras y frutas”.

Antes de elaborar este libro, Don Armando visitó colegios y empresas a la hora del almuerzo para constatar lo que sabía. “En la comida que llevan los empleados hay un predominio de arroz en grandes cantidades. Casi no hay vegetales, ni frutas”. En los colegios, el panorama, bien se sabe, no es más halagador. “Lo que ofrecen en las cantinas se suele reducir a frituras en cantidades inadecuadas. El tequeñón es un atentado nutricional”.

Por ello, Scannone ideó este libro desde ya indispensable, que está en las librerías. Allí cuenta cómo hacer desde una arepa de asado negro para el desayuno, hasta un pan de carne para el almuerzo. Las imágenes, honestas, son la comida servida en los envases plásticos que se llevan en las viandas.

Compartir
Artículo anteriorEl biftec perfecto
Artículo siguienteDe eso se trata
Rosanna Di Turi
Periodista especializada en gastronomía, editora de esta página. Convencida de que nuestros sabores son un gustoso lugar de orgullo y encuentro para este gentilicio. Gerente Editorial de la revista Todo en Domingo de El Nacional y autora de los libros ABC del Vino, Ron de Venezuela y El legado de Don Armando. Twitter: @Rosannadituri

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here