Las convicciones del maestro ronero Luis Figueroa

0
1221

Por Rosanna Di Turi (@Rosannadituri)

Luis Figueroa tiene la prestancia de quienes como él, enfundan un título que se gana tras décadas de veteranía: maestro ronero. En el país son 10 y en el pasado III Congreso de destilados y otras bebidas recibieron un merecido homenaje en una cena de gala.

Figueroa estuvo allí luego de recorrer varias ciudades del país y en la antesala del viaje a Congreso internacional del ron en Madrid donde coincidiría con varios colegas venezolanos. Quienes como él encarnan esa responsabilidad no sólo velan por las mezclas. También son embajadores de sus destilados dentro y fuera de Venezuela.

Figueroa estuvo en el Congreso para compartir lo que sabe y dando a probar los rones Cacique y Pampero de los que él es garante de sus mezclas.

“Ambos nacen de la misma de melaza y tienen la misma destilación, pero toman caminos distintos gracias al envejecimiento y la mezcla. En el caso de Pampero se aprovechan barricas usadas previamente en whisky bourbon, con potente aroma a vainilla, que se dosifica con cinco usos distintos. Eso genera una nota de madera que es fundamental en estos rones. En el caso de Aniversario está también las barricas que añejan un cherry creado especialmente con ese fin. Eso se hace desde la época de Alejandro Hernández su creador.  En Cacique se usan barricas que también se usaron en whisky escocés, por eso surgen más aromas frutales”.

Es el 2014, Figueroa creo la mezcla, junto a Oswaldo Báez, de Cacique Leyenda que resulta de la mezcla de 70 rones. Recientemente ingeniaron un ritual que ahora se propone en distintos lugares del país. “Dado que es un ron para tomarse solo o con cocteles muy especiales, ideamos una experiencia que permite jugar con esa diversidad de sabores”.

Por ello, crearon 25 alternativas de “crustas” o sabores para poner en el borde del vaso. Al final eligieron cuatro: Ralladura de azúcar y sarrapia, ralladura de limón y azúcar, chocolate 70% y papelón y chocolate blanco con naranja. Bañan el borde del vaso con sirope del mismo ron. En cuatro vasos distintos, con el ron puro o con un cubo de hielo, lo dan a probar para contar cómo se potencian distintos matices. “Es una experiencia lúdica, donde se prueba el ron con estas variantes que potencian sus sabores y aromas”.  Con las señas de ese ritual formaron a 16 bartenders del país que comparten esa manera de probar el ron en distintos locales de varias ciudades de Venezuela. “Son maneras distintas para elevar el disfrute”.

Ese camino que han hechos los rones de Venezuela hacia propuestas cada vez más premium, tiene resultados que se traducen en el gusto: “Nuestro ron de Venezuela siempre ha sido bueno. Todas las casas han diseñado variantes para distintas ocasiones. Y se evolucionado en positivo incluso en los empaques. Cuando la gente lo consume, se da cuenta que consigue algo interesante”. Afuera, donde los rones que representa han sido líderes en algunos países, la competencia sigue siendo un reto. “Más de 61 países producen ron en cinco continentes. Si ves un bar en España te conseguirás más de 45 marcas en la barra. Estar afuera te obliga a la singularidad”.

Los caminos que ha tomado el ron venezolano con la bandera de la denominación de origen es algo que ha marcado pauta puertas afuera: “Antes solo había la denominación de los rones agrícolas. Desde 2005 tenemos la denominación de Ron de Venezuela. Luego se ha generó una marca colectiva que son rones del Caribe, una con indicación geográfica que es Ron de Alemania, y otra denominación que es la de Ron de Guatemala. Hemos impulsado ese concepto en rones añejos del mundo”.

En su caso, Figueroa suele disfrutar sus rones de dos maneras distintas. “Una es el trago que me sirvo en una casa de campo donde comparto con mi familia. Allí tomo Aniversario en las rocas. Si estoy en la playa prefiero Cacique 500 con tónica y piel de naranja. No es dulce, tiene algo de amargo y es fácil de preparar. Y recientemente preparo lo que un bartender me enseñó: Daiquirí del Amazonas. Lleva Cacique añejo (onza y media), azúcar (2 cucharadas), limón, (1 onza y media), un manojo de hojas de cilantro y hielo. Se licúa y cuela. Cuando lo preparo, gano muchos puntos en mi casa” .

*En Caracas el ritual de Cacique Leyenda lo ofrecen en lugares como Leal, Alto Bar y Budhabar.

Compartir
Artículo anteriorViaje a los viñedos de Pomar en Lara
Artículo siguienteCómo surgió la reina pepeada
Rosanna Di Turi
Periodista especializada en gastronomía, editora de esta página. Convencida de que nuestros sabores son un gustoso lugar de orgullo y encuentro para este gentilicio. Gerente Editorial de la revista Todo en Domingo de El Nacional y autora de los libros ABC del Vino, Ron de Venezuela y El legado de Don Armando. Twitter: @Rosannadituri

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here