La historia tras Guillermina en La Asunción

0
621

Una casona centenaria y recuperada en La Asunción, isla de Margarita, es desde abril de este 2016 un buen lugar de encuentro. Una barra recuerda que fue la bodega de Pablo décadas atrás. Cuando se evoluciona respetando la historia todo tiene un carácter distinto. Y en la capital de Nueva Esparta, felizmente, eso lo han entendido.

El restaurante Guillermina nació del convencimiento de su artífice, Carlos Guerra, de darle nueva vida a lugares con anecdotario. “Cuando compré la casa hace seis años muchos me decían que estaba loco. A La Asunción la llamaban la ciudad del silencio. Y es un lugar con un potencial que se pierde de vista”.

guillermina-3-web
Fotografía Javier Volcán. @jdvolcan www.gastronomiaenvenezuela.com.ve

Las calles de esa capital lo van demostrando a buen ritmo: allí está la escuela ICTC de Sumito Estévez y su nuevo restaurante El Langar, un mercado de arte las noches de los sábados, que sirve para confluir en las calles, y lugares que ofrecen alternativas a las visitas.

Guerra, quien también es uno de los dueños del hotel Isabel La Católica, en Pampatar, y recupera un antiguo alambique de ron bautizado Altagracia, levanta conceptos en los que aprovecha espacios con pasado. “Buscamos amarrarnos a la historia que siempre tiene alma. Eso le da carácter a los lugares. Pero no es tumbar todo para crear algo nuevo y levantar falsas historias”, comparte.

Guillermina es un restaurante con tres ambientes y una cocina abierta. El chef Carlos García de Restaurante Alto se encargó, como asesor, de diseñar la carta aprovechando ingredientes de la isla, como las sardinas asadas a la leña y el pulpo. También tienen platos de carne, como el chivo y el ineludible cochino.

Allí está a cargo de las cocinas el chef Oscar Rodríguez para ofrecer esas propuestas en almuerzos, cenas y en el brunch del domingo.

“Muchos me decían que la gente no se movería a La Asunción para comer”, cuenta Guerra, y los hechos desmontan aquel pronóstico. Tanto, que ya remodela la casa contigua para crear una tienda de productos artesanales junto a Titina Penzini. Esa ciudad, serena y custodiada por su centenaria catedral, está demostrando de muchas maneras que reserva razones para la visita.

 Guillermina está en la calle Unión de La Asunción. En Instagram: @guillerminarest. Teléfono: 0295 2423040.

No hay comentarios

Dejar respuesta