Ingredientes del Amazonas en Caracas gracias a Sabores aborígenes

0
1146

Por Rosanna Di Turi @Rosannadituri

Lucy Quero se ingenió un nuevo destino luego de su jubilación. Al dejar atrás su etapa como técnico en publicaciones de libros, estudió cocina, conoció al chef Nelson Méndez, lo apoyó en su libro de sabores amazónicos, también en el catering para una película con Patricia Velázquez en el Amazonas y descubrió una veta novedosa para encauzar su voluntad. “En Puerto Ayacucho me di cuenta de que los indígenas perdían muchos ingredientes que ofrecían en el mercado porque no se los compraban. Y quedé con la idea de hacer algo para que eso no ocurriera”.

Empezó entonces a comprarles copoazú, túpiro, manaca o arazá, que procesaba en su casa de Caracas para elaborar mermeladas. Así comenzó a entender ese universo de frutas amazónicas y a proponerlas en un sello bautizado Sabores aborígenes.

Hace cuatro años la alcaldesa del lugar le ofreció un local en Puerto Ayacucho, lo que le permitió procesar esas frutas de otra manera: allí las recibe, extrae las pulpas y las empaca. En junio de 2016, en un momento en el que no sabía qué hacer porque no conseguía vender toda la producción, le llegó de manera casi providencial la llamada de los creadores de Heladería Fragolate, en Caracas, que desde entonces ofrecen helados de esas frutas en su local del centro de la capital.

Se activó una dinámica que ha permitido que esos sabores de frutas que prosperan en la selva se prueben en helados, pero también en los postres de algunos restaurantes caraqueños como Mercedes en el Tolón e incluso en smoothies o los jugos que se ofrecen en el restaurante Doc y el café Arábica de los Palos Grandes, gracias a las pulpas que trae Quero.

Con el copoazú, pariente del cacao, este año logró una tableta en alianza con Cacao de Origen y pronto hará una propia bautizada Barehuá con Fragolate. En esta cruzada la acompaña desde hace dos años su yerno, Harold Quevedo, con el que planea ofrecer también una línea de harinas alternativas, sin gluten, de pijiguao, topocho, batatas y mapuey.

Mientras, la intención inicial de Quero se va cumpliendo a la par que esos sabores dejan de ser un misterio para muchos. “Hay comunidades indígenas que ya no pierden esas frutas. Y mientras los hombres las venden, las mujeres las siembran”. Su empeño se funda en la convicción de construir desde el destino que eligió. “Apuesto a que sí podemos hacer cosas buenas y que Venezuela saldrá adelante”.

 

*Lucy Quero está en Instagram como @saborigenes.  Fragolate está en el centro comercial Metrocenter en Capitolio, @fragolatehelados. Café Arpabica y Doc están en la avenida Andrés Bello de Los Palos Grandes @docrestaurant @tucafearabica.

Agradecimiento: A Café Arábica por la locación de las fotografías.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here