Las vajillas en gres logradas por Miku cerámicas en Mérida

0
658

Por Rosanna Di Turi @Rosannadituri

Fotografía: Cortesía @mikuceramicas

Keyla Tores y Darwin Molina son merideños, diseñadores industriales de formación y profesores en la Universidad de los Andes. En 2008, cuando cerraron su estudio de diseño, el último proyecto concentrado en cerámica les mostró un camino nuevo. “Comenzó nuestro interés por aprender. Decidimos buscar ayuda y conseguimos a un maestro que nos contagió con su entusiasmo, Gilbert Díaz, que tiene 20 años dando clases en la ULA”, comparte Torres.

Así moldearon su nuevo oficio a fuego lento. “Tomamos clases de cerámica por cuatro años. Y en 2012 empezamos a hacer nuestras piezas. Pasamos dos años desarrollando esa propuesta”.

En el proceso aprendieron la esmerada técnica oriental del rakú y los secretos del gres. Cuando la crisis los había llevado a pensar en la posibilidad de emigrar, llegó un pedido providencial. El joven chef Karlos Ponte, merideño radicado en Dinamarca, les encomendó la vajilla de su restaurante Taller, localizado en Copenhague.

Allí comenzaría una escala ascendente de buenos logros. “De allí en adelante ha sido una locura. Abrimos nuestro taller Miku Cerámica en la sala de la casa, y cuando ya no cabía lo mudamos a otro lugar”.

Luego llegarían las peticiones de chefs como Carlos García, que les encomendó la vajilla de Alto restaurante; Víctor Moreno, que encargó la de Moreno. También idearon los platos de Santo Bokado, algunas tazas de Franca, en Caracas, y las del restaurante La Era, en Mérida.

“Todos quieren algo especial. Ahora tenemos tres tipos de pedido: uno, en el que el chef es coautor de la vajilla según lo que busca; otro, en la que le adaptamos el repertorio que tenemos quizá con texturas; y el tercero, que son las piezas que hemos desarrollado”.

En sus faenas saben el significado de estas propuestas. “Tienen el valor de lo hecho a mano e influye en el discurso gastronómico, que se complementa con los platos y hace una diferencia”. Para encargarlos hacen una entrevista previa. “Hay gente que tiene claro lo que quiere. Otras no tanto y los orientamos para que quede una propuesta coherente”.

Las piezas son todas en gres, logradas en el torno. En el camino celebran este hallazgo. “La cerámica nos cambió la vida. Ahora giramos alrededor de esta pasión. Lo que hemos logrado en este oficio nos llena de gratificación”.

 

En Instagram están como @mikuceraminas. Su mail: ceramicasmiku@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here