Los embutidos artesanales de Casa Cuneo en Caracas

0
372

Por Rosanna Di Turi @Rosannadituri

En este país afecto a los embutidos hay quienes han decidido apostar por ellos como emprendimiento. La cátedra de Enrique de Lima, en Barquisimeto y Caracas, ha impulsado a muchos por ese camino en el que descubren que es posible lograrlos con sello propio. A esa camada se sumaron Alejandro Colombo y su socio Aldo López, quienes acaban de cumplir un año con Embutidos Cúneo. “La idea se nos ocurrió en un viaje a Berlín, donde vimos un lugar de charcutería que nos gustó mucho. Hicimos el curso y nos dijimos: vamos a hacerlo”, comparte Colombo.

En un pequeño anexo de Altamira, en Caracas, procesan sus propuestas iniciales que planean ampliar: “Elaboramos chorizos frescos con carne molida”. En su repertorio tienen los de estilo italiano con hinojo y la versión ahumada, con virutas; unos bautizados Toulouse, con mostaza, vino blanco y hierbas de la Provenza, otro de pollo con romero y pimentón deshidratado. También uno de tipo argentino. Recientemente se estrenaron con dos apuestas de chorizos secos que maduran durante 15 días: Uno argentino con carne de cerdo y res (¨al secarlo da como resultado algo parecido al fuet español´, lo presenta Colombo) y el otro es el de Toulouse. ¨Ambos los maduramos en el taller con la humedad y temperaturas controladas. Probamos hacerlo en una nevera pero era muy extremo y el resultado final era muy compacto¨.

“Procuramos calidad. Por ello no le colocamos almidón, como suelen tener los embutidos industriales. Utilizamos 70% de carne y 30% de grasa de cerdo. Seleccionamos toda la materia prima, tostamos nuestras especias y utilizamos tripas naturales, no sintéticas”, explica Colombo, quien dedicó 5 de sus 31 años a trabajar en varias cocinas de restaurantes de Caracas.

Luego de sus estudios liberales en la Universidad Metropolitana y de un curso breve en el CEGA, encaminó su afición por las cocinas en hornillas profesionales: se estrenó con el equipo de Franca, siguió en DOC, pasó por Recoveco en Galipán y, finalmente, trabajó en Alto, donde estuvo hasta febrero de 2017.

Por lo pronto, los emprendedores de Cúneo ofrecen sus productos a quienes los contacten a través de las redes sociales y vayan a su pequeño taller en Altamira a buscarlas. “Hay demanda de productos de calidad. Luego queremos desarrollar salchichas tipo argentinas, una línea de mostazas y mortadela de pistacho”, anuncia Colombo en este reto que recién comienza.

*Embutidos Cúneo está en Instagram como @casacuneo. Tienen la web www.casacuneo.net/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here