Las vajillas de autor de María Raquel Ferrer con Spectabilis

0
175

Por Rosanna Di Turi @Rosannadituri

En la antesala del taller de María Raquel Ferrer, en La Florida, Caracas, dan la bienvenida, espléndidas, unas flores de jade que son celosas a la hora de crecer en otro lugar. Delatan que allí hay manos que saben tratarlas. De hecho, el amor por las plantas fue la génesis de las obras en gres que crea Ferrer: “Mi esposo es botánico y comencé a hacer materos para nuestras plantas”, cuenta esta joven diseñadora oriunda de Maracaibo, que ahora vive en Caracas donde sintió la necesidad de expresarse con las manos.

La cerámica fue la respuesta. Aprendió los secretos y en 2017 empezó a tornear las vasijas de un proyecto que tomó nombre propio: Spectabilis.shop. Allí inició una dinámica orgánica en las que las visitas tomarían la palabra. “Mucha gente me decía ‘bellos, los materos, pero ¿no haces platos o tazas?”.

Así ha sido así testigo de los afectos que se tejen alrededor de esas piezas. “Muchos tienen un nexo afectivo con estos utensilios. Me comenzaron a pedir cuencos como los que tenían sus madres, tazas para regalar a sus hermanas similares a las que se habían roto. La gente quiere reproducir una sensación¨. Las peticiones se fueron transformando en piezas de gres con su sello, en las que se concretan anhelos: soperas con tapa para alguien que no soporta que se enfríe la sopa, tazas que rescatan recuerdos.

En el camino, Ferrer organizó un equipo de artesanos con un veterano en el torno –como Pepe Millán, que tiene más de tres décadas de experiencia– para hacer realidad esas peticiones. Y llegaron los restaurantes: “La primera vajilla que me pidieron fue de 80 piezas para Amaranto, en Margarita. Luego hice una de 100.  El hotel JW Marriott Caracas nos pidió otra”. Ella elabora platos de gres de acuerdo con los anhelos de sus clientes, que saben que las mesas adquieren otra calidez con piezas hechas a mano. Y desde la constancia de su torno contribuye a la escena de la gastronomía venezolana.

En sus dominios prosperan platos de colores y las “peltrecitas”, tazas en gres que recuerdan el peltre. A la hora de crear para restaurantes mantiene un diálogo con los chefs para elaborar lo que quieren. “Buscamos calidad y durabilidad: que nuestros platos aguanten el trote de un restaurante, que las medidas se adapten a lo que necesitan, complacer a los chefs y que queden felices. Ha sido un reto lograrlo en crisis, pero no paramos. Esta es una forma de resistir. Si no hay esmalte, aprendo a hacerlo. Cuando la gente llega con el impulso de sus proyectos, te motiva”.

*En Instagram está como @spectabilis.shop.

Su mail: spectabilis.shop@gmail.com

Aquí cosiguen el video de Venezuela con gusto en Hispano Post sobre este emprendimiento: http://www.hispanopost.com/las-vajillas-de-autor-de-un-emprendimiento-venezolano

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here